loader

La trapecista, una novela que aborda la inteligencia emocional

• El 24 de abril se presentó la novela al público universitario en la sala de conferencias de la Biblioteca “Santiago Pacheco Cruz”, encabezando la presentación el propio autor, acompañado del comentarista de la obra, el periodista de cultura, Omar Capistrán

URL corta:
La trapecista, una novela que aborda la inteligencia emocional
La novela es la historia de un joven llamado Picasso y la trapecista Esmeralda, narrada a manera de thriller psicológico, en primera persona, cuyo hilo conductor es la inteligencia emocional puesta en juego por la ansiedad que provoca la ausencia de la trapecista, quien de pronto desaparece de la vida del joven, quien a su vez desde muy pequeño estaba obsesionado por el circo y el arte.
2018-04-26
4129-la-trapecista-una-novela-que-aborda-la-inteligencia-emocional-universidad-de-quintana-roo-uqroo-2018-1.jpg4129-la-trapecista-una-novela-que-aborda-la-inteligencia-emocional-universidad-de-quintana-roo-uqroo-2018-2.jpg4129-la-trapecista-una-novela-que-aborda-la-inteligencia-emocional-universidad-de-quintana-roo-uqroo-2018-3.jpg4129-la-trapecista-una-novela-que-aborda-la-inteligencia-emocional-universidad-de-quintana-roo-uqroo-2018-4.jpg4129-la-trapecista-una-novela-que-aborda-la-inteligencia-emocional-universidad-de-quintana-roo-uqroo-2018-5.jpg4129-la-trapecista-una-novela-que-aborda-la-inteligencia-emocional-universidad-de-quintana-roo-uqroo-2018-6.jpg

La novela es la historia de un joven llamado Picasso y la trapecista Esmeralda, narrada a manera de thriller psicológico, en primera persona, cuyo hilo conductor es la inteligencia emocional puesta en juego por la ansiedad que provoca la ausencia de la trapecista, quien de pronto desaparece de la vida del joven, quien a su vez desde muy pequeño estaba obsesionado por el circo y el arte.

 

Conocer a la trapecista fue para Picasso, con su personalidad de pequeño artista, algo que quizá había esperado toda su vida, pero la historia se centra no en la presencia, sino en la ausencia del amor platónico, lo cual da pie para la novela de Reza Emilio Juma, quien describe momentos de felicidad, de tragedia, tristeza y alegría del protagonista.

 

El 24 de abril se presentó la novela al público universitario en la sala de conferencias de la Biblioteca “Santiago Pacheco Cruz” de la Unidad Académica Chetumal, encabezando la presentación el propio autor, acompañado del presentador y comentarista de la obra, el periodista de cultura, Omar Capistrán, quien leyó algunos fragmentos de la obra.

 

El evento fue organizado por la Secretaría General de la UQRoo, a través del Departamento de Bibliotecas que conduce el Lic. Daniel Vargas Espinosa, quien estuvo presente.

 

La ausencia de La trapecista hace que el protagonista atraviese por diversos momentos de neurosis y psicosis, en donde la idea del suicidio es recurrente, pero que sale adelante gracias a la inteligencia emocional que logra desarrollar en un acto de instinto de conservación.

 

El propio autor recuerda que él desde los 12 años ha vivido momentos de ausencia, de encuentro con la muerte, al ser enviado a un internado, su mejor amigo se suicidó a esa edad, lo cual lo marcó para siempre. Años más tarde, una amiga también se suicidó y otro amigo al separarse de su esposa cayó en una depresión que lo llevó a enfermar y morir finalmente.

 

La novela está ambientada en Canadá y México, con referencias a España, lugares donde ha vivido el propio autor, aunque no precisamente sea de corte autobiográfica.

 

La obra aborda temas como la prostitución en la frontera entre México y Estados Unidos, en cuyos burdeles acuden en las noches estadunidenses a emborracharse y acostarse con prostitutas; son los mismos conservadores que en la mañana despotrican contra los mexicanos y los migrantes. También relata pasajes de cómo vive la gente en comunidades rurales.

 

El público se identificó con el autor, en un ameno intercambio de comentarios y reflexiones sobre La trapecista, con referencias constantes a otra obra del autor, El legado del príncipe de Cachemira, que tuvo gran aceptación en su anterior visita a Quintana Roo, hace más dos años.