Adaptó método para diagnosticar la calidad de agua en sistemas cársticos

- Estudiante de la Licenciatura en Manejo de Recursos Naturales en la Unidad Académica Cozumel de la Universidad de Quintana Roo, Sarahí Jaime ganó el premio estatal de Ciencias Ambientales y Naturales

URL corta:
Adaptó método para diagnosticar la  calidad de agua en sistemas cársticos
Alumna de 9º semestre, dijo que el premio estatal en el área de Ciencias Ambientales y Naturales es un estímulo muy importante ya que, con un trabajo más amplio, con mayores datos de especies y de sectorizaciones, podrá concluir la tesis de licenciatura.
2019-11-21
4765-ganadora-el-premio-estatal-de-ciencias-ambientales-sarahi-jaime-universidad-de-quintana-roo-uqroo-2019-1.jpg4765-ganadora-el-premio-estatal-de-ciencias-ambientales-sarahi-jaime-universidad-de-quintana-roo-uqroo-2019-2.jpg4765-ganadora-el-premio-estatal-de-ciencias-ambientales-sarahi-jaime-universidad-de-quintana-roo-uqroo-2019-3.jpg4765-ganadora-el-premio-estatal-de-ciencias-ambientales-sarahi-jaime-universidad-de-quintana-roo-uqroo-2019-4.jpg4765-ganadora-el-premio-estatal-de-ciencias-ambientales-sarahi-jaime-universidad-de-quintana-roo-uqroo-2019-5.jpg

De estampa menuda que contrasta con su enorme personalidad y su rostro siempre sonriente, Sarahí Jaime, alumna del 9º semestre de la Licenciatura en Manejo de Recursos Naturales en la Unidad Académica Cozumel de la Universidad de Quintana Roo, narró sus experiencias tras conseguir el primer lugar del Premio Estatal de Ciencias, Feria Estatal de Humanidades, Ciencias, Ingenierías e Innovación nivel Superior 2019 en la categoría Ciencias Ambientales y Naturales organizado por el Consejo Quintanarroense de Ciencia y Tecnología (COQCyT).

Entrevistada en el programa Voces Universitarias Radio en su edición Cozumel, comentó que dos días antes del cierre de la convocatoria se enteró del concurso, por lo que en dos noches trabajó en la adecuación del proyecto para su implementación en Quintana Roo, y afortunadamente obtuvo el premio.

Destacó que, de acuerdo con lo que les dijeron el día del concurso, eran 108 proyectos lo que participaban, de los que 40 fueron aceptados por cumplir con todas las características solicitadas en la convocatoria, de esos 29 pasaron a la fase final, entre ellos los cuatro de la categoría Ciencias Ambientales y Naturales.

Con esa energía que da el saberse segura de su actuar, Sarahí comentó que su trabajo fue una adaptación de la metodología utilizada con su tutor, el Dr. Adrián Cervantes Martínez, en una investigación en una laguna de Guatemala, pero que puede ser aplicada a cualquier cuerpo de agua de Quintana Roo, u otro sistema cárstico, la cual consiste en el “arrastre vertical y el arrastre horizontal, así como el filtrado”.

Con las muestras obtenidas con el arrastre, se puede observar en el microscopio las especies que existen, lográndose identificar que a mayor tamaño de las especies hay una relación de mejor estabilidad en el cuerpo de agua, por el contrario, a menor tamaño de las especies, a mayor presencia de clorofila por fitoplancton, el estado de salud de un cuerpo de agua es menor, lo que significa que hay demasiados nutrientes.

Puntualizó que con esta metodología se puede ver si los cuerpos son oligotróficos, eutróficos o mesotróficos, lo que permite identificar con certeza el estado de salud de un cuerpo de agua, y que es 100 por ciento aplicable a los que se encuentran en Quintana Roo.

La alumna de noveno semestre de la Licenciatura en Manejo de Recursos Naturales, dijo que el primer lugar del premio estatal, en el área de Ciencias Ambientales y Naturales, es un estímulo muy importante ya que, con un trabajo más amplio, con mayores datos de especies y de sectorizaciones, podrá concluir la tesis de licenciatura, la cual ya trabaja, por lo que de mantener su promedio de más de 9 y la tesis, existe la posibilidad de obtener la mención honorífica, y ello la motiva.

También se ha involucrado en un trabajo de investigación para crear un “paper”, el cual buscará editar en la revista científica indexada Biología Tropical, ya que realmente su trabajo trató de analizar un cuerpo de agua en el cual hace 40 años se documentó un copépodo específico, el cual a lo largo de estos años no ha sido encontrado nuevamente, ni mencionado en otras investigaciones, lo que la hace realizar esta ardua investigación y diagnosticar si existe o no la desaparición de una especie.

Sarahí Jaime está muy contenta de su carrera en la Universidad de Quintana Roo, lo que más le ha gustado es que los profesores-investigadores siempre brindan el apoyo para realizar este tipo de trabajos, además de que alientan a los alumnos a la investigación, a mantener un pensamiento científico y crítico.

“Eso es tal vez lo que más me ha gustado de mi licenciatura”. Por su espíritu científico, ya piensa formar parte de la primera generación de la Maestría en Ciencias Marinas y Costeras, aprobada ya por el Consejo Universitario y que iniciará su primer proceso de admisión a partir de febrero en esta Unidad Académica Cozumel.

SALA DE PRENSA