800 00 UQROO (800 00 87766) (983) 835 0300

Potencia la plasticidad sináptica del sistema nervioso la conducta sexual

- El Dr. Luis Núñez Jaramillo dictó la conferencia ¿La conducta sexual modifica nuestro cerebro?

URL corta:
Potencia la plasticidad sináptica del  sistema nervioso la conducta sexual
A lo largo de la ponencia que fue coordinada por la Dra. Wendy V. Herrera Morales, se analizaron diferentes mecanismos de plasticidad sináptica desencadenados por la conducta sexual en varios modelos animales y en humanos.
2021-03-18
5029-conferencia-la-conducta-sexual-modifica-nuestro-cerebro-universidad-de-quintana-roo-uqroo-2021-1.jpg5029-conferencia-la-conducta-sexual-modifica-nuestro-cerebro-universidad-de-quintana-roo-uqroo-2021-2.jpg5029-conferencia-la-conducta-sexual-modifica-nuestro-cerebro-universidad-de-quintana-roo-uqroo-2021-3.jpg5029-conferencia-la-conducta-sexual-modifica-nuestro-cerebro-universidad-de-quintana-roo-uqroo-2021-4.jpg

En el segundo día de actividades de la VII Semana de Neurociencias, Semana del Cerebro 2021, el 17 de marzo, el Dr. Luis Núñez Jaramillo, PIC DCS-UQRoo impartió mediante plataforma digital la conferencia “La conducta sexual ¿modifica nuestro cerebro?”, a los alumnos de la División de Ciencias de la Salud, Docentes, Administrativos y público en general.

Explicó que, en términos generales, se sabe que cuando una conducta cambia, ese ajuste está asociado a una modificación en la forma en que el cerebro integra la información, por ejemplo, el olor de un perfume que no se conoce puede simplemente resultar agradable o no, pero si lo usa alguien que estimamos mucho, el detectar ese aroma puede evocar una sensación agradable más allá de lo que provocaba antes de asociarlo a esta persona.

Es decir, el mismo estímulo es procesado de forma distinta. Por lo tanto, el observar cambios en la conducta tras la experiencia sexual, implica que ésta produzca transformaciones en la forma en que procesamos algunos estímulos, indicó ante un auditorio de 36 participantes.

Estas variaciones son posibles gracias a procesos de plasticidad sináptica, que es el mecanismo que permite hacer cambios puntuales en la forma en que el cerebro procesa la información, en los que hay alteraciones en la cantidad o en la intensidad de las conexiones sinápticas, es decir, en la forma en que una neurona se comunica con otra.

A lo largo de la ponencia que fue coordinada por la Dra. Wendy V. Herrera Morales, se analizaron diferentes mecanismos de plasticidad sináptica desencadenados por la conducta sexual en varios modelos animales y en humanos.

El conferencista planteó un análisis acerca de los efectos de la conducta sexual sobre la neurogénesis o nacimiento de nuevas neuronas, la señalización intracelular, y sobre la formación de espinas dendríticas.

Explicó en cómo estos cambios generan a su vez modificaciones conductuales sobre la misma conducta sexual, así como también sobre la capacidad cognitiva de los sujetos de estudio.

De esta forma, la conducta sexual es otra de las actividades que pueden potenciar la plasticidad sináptica en el sistema nervioso, efecto que también se observa con el ejercicio o con la actividad cognitiva como el jugar ajedrez, leer y escribir.

SALA DE PRENSA