Turismo y biodiversidad en áreas naturales protegidas; tema de seminario

Turismo y biodiversidad en áreas naturales protegidas; tema de seminario

Turismo y biodiversidad en áreas naturales protegidas; tema de seminario
En la primera de tres sesiones presentan monitoreos auditivos e impactos en zonas kársticas y vida salvaje, así como las contribuciones del turismo al estudio de la biodiversidad en México
En la primera de tres sesiones presentan monitoreos auditivos e impactos en zonas kársticas y vida salvaje, así como las contribuciones del turismo al estudio de la biodiversidad en México
Investigadores de Colombia y México presentan ponencias desde diferentes áreas de estudio
Investigadores de Colombia y México presentan ponencias desde diferentes áreas de estudio
  • 10 de mayo del 2022
  • Compartir

Pese a ser una de las principales fuentes de divisas para los países, el turismo es el principal factor de devastación de la biodiversidad, cuando se hace bajo un modelo lineal, y no bajo premisas de turismo sustentable, fue parte de la ponencia del Dr. Diego J. Lizcano, durante la apertura del Ciclo de seminarios Turismo y biodiversidad en áreas naturales protegidas, organizado por los núcleos académicos de las maestrías en Gestión Sustentable del Turismo y de Ciencias Marinas y Costeras, ambas de la División de Desarrollo Sustentable de la Universidad Autónoma del Estado de Quintana Roo (UQRoo).

El Dr. Diego J. Lizcano es egresado del Instituto Durrell de Conservación y Ecología (DICE) de la Universidad de Kent en Canterbury (Reino Unido), quien trabaja en la conservación de la biodiversidad en Colombia, sobre todo en el monitoreo de la vida silvestre usando bioacústica, modelado de ocupación basado en datos de cámaras trampa y en la comprensión de la deforestación y sus impactos en la biodiversidad, usando modelos jerárquicos y estadísticas bayesianas.

En su alocución, con la que se abrió el primero de tres seminarios, el doctor Lizcano destacó que el turismo es una amenaza cuando se hace con modelos lineales ya que lo único que buscan es la prevalencia de el valor económico sobre el valor de la biodiversidad, ya que trae degradación de los ecosistemas, del agua y crea contaminación.

 “Es cierto que el turismo crea beneficios, pero estos beneficios deben de regresarse también al medio ambiente”, por lo que señaló que el reto es cómo hacer que el turismo crezca de la mano de la biodiversidad, y aunque este reto aún no se constituye, se debe de trabajar desee el involucramiento de las comunidades locales, y una de estas formas es a través del monitoreo participativo, para conocer lo que está pasando con la biodiversidad.

No se trata de monitorear toda la biodiversidad, lo que es prácticamente imposible, sino encontrar los indicadores, con base a ecosistemas o especies que nos permitan conocer cuál es el estado que guarda la biodiversidad.

En la que fue la segunda ponencia de este seminario, la doctorante en Ingeniería y Recursos Hidráulicos por la Universidad Nacional de Colombia sede Medellín, Nathalia Vanessa Uasapud Enríquez versó sobre “Impactos del turismo en áreas kársticas”, donde destacó que este tipo de suelos son de relevancia mundial, ya que es un recurso natural que tiene funciones hidrológicas, biológicas, mineras-económicas, y de alto impacto en la función turística y de bienestar, con una fuerte carga histórica y cultural.

Señaló que este ecosistema y recurso natural en su función hidrológica es de vital importancia, ya que estudios señalan que el 25% de la población mundial se abastece de agua de afluentes en áreas kársticas, además de su función biológica, ya que en sus cavernas habitan muchas especies, como son los murciélagos o las aves de caverna, con labores importantes en el equilibrio por sus servicios en favor de la polinización.

Sin embargo, por sus usos turísticos, mineros y en general los de corte económico, las zonas kársticas se ven afectadas por el efecto humano, al presentarse en ellas deforestación, agricultura con uso de químicos, urbanización, industria extractiva, actividades que redundan en la pérdida de biota, la reducción de la evapotranspiración (pérdida de humedad de una superficie por evaporación directa), erosión, desechos químicos y cambios en los niveles freáticos, entre otros.

Asimismo, existen importantes impactos de la actividad humana y turística sobre el karts como es el empobrecimiento de la ecología, desde la degradación de los suelos y su erosión, hasta la sedimentación de cavernas, deterioro en la calidad del agua y el colapso de suelos que provocan la sequía de sus manantiales, y lo que denominó el karts ahogado.

También participaron el Mtro. Andrés García Londoño, especialista en Gestión del Turismo y director de la Fundación Bioethos, quien versó sobre los impactos del turismo en la vida salvaje, en especial del caso del jaguar en Latinoamérica, y la Dra. Blanca Roldán Clarà, quien habló sobre el Turismo Científico y la contribución del Ecoturismo en el estudio de la biodiversidad de México.

La segunda sesión de este seminario será el próximo 16 de mayo con la presentación de cuatro ponencias más en torno al Turismo y biodiversidad en áreas naturales protegidas.